domingo, 13 de mayo de 2018

Manifiesto de los periodistas republicanos en el "Heraldo de Madrid"

El Heraldo de Madrid del 3 de abril de 1933.

Agencia Febus

Aquí tenemos el primer manifiesto de los periodistas republicanos que se publicó en la prensa madrileña y que reivindicaba la figura de Arturo Menéndez, un relevante militar que hasta ese momento había defendido con ejemplaridad a la república de diversos elementos subversivos que intentaron derrocarla.
El rotativo en donde se publicó el mencionado manifiesto fue el Heraldo de Madrid, uno de los más relevantes de aquel momento, estaba dirigido por Manuel Fondevila Cruixent y que contaba con plumas tan ilustres como las de Carmen de Burgos, la primera mujer redactora de España, Luis Bello, José Echegaray, Luis Morote, César González Ruano o Manuel Chaves Nogales.

Luis Bello, una de las eximias plumas de El Heraldo de Madrid. Foto de "El Chato", miradas de una época.

Tras finalizar la guerra civil española, es decir, en periodo de paz, los redactores del Heraldo de Madrid Vicente Ramón, Eduardo Castro, Santiago de la Cruz y Federico de la Morena entraron a formar parte de la extensa, mejor dicho, extensísima nómina de presos políticos de la España de Franco.
Pero regresemos al manifiesto, entre los firmantes aparecen algunos de los periodistas republicanos más relevantes de entonces, profesionales que quisieron dar un paso firme de compromiso leal a la República como, por ejemplo, Fernando Sánchez Monreal, alma mater de la Agencia Febus (la original) y la agencia ALPES y Jaime Menéndez, "El Chato", entonces corresponsal de la North American Newspaper Alliance y colaborador de las mencionadas agencias. Ambos también fueron víctimas de la barbarie franquista. Al primero le fusilaron junto a Luis Díaz Carreño, redactor de El Sol, el 14 de septiembre de 1936 y al segundo le detuvieron junto a Manuel Navarro Ballesteros, Eduardo de Guzmán y otros compañeros al finalizar la guerra y anduvo durante un lustro por diversos campos de concentración y otros presidios franquistas de triste recuerdo.

Algunos de los periodistas republicanos víctimas de la represión franquista. 



martes, 1 de mayo de 2018

El Chato, miradas de una época, un libro imprescindible

El libro recupera a "El Chato" y a muchas mujeres del movimiento feminista de la 2ª República. Foto Febus.

Acaba de publicarse el libro El "Chato", miradas de una época de la editorial libros.com que funciona con el sistema de crowdfunding, es decir, para que se llegue a editar un trabajo se debe conseguir que un número determinado de personas aporten una cantidad de dinero suficiente para su publicación.
Así pues tras un duro trabajo de la editorial y del autor, nieto de "El Chato", se consiguió el objetivo para que ahora podamos todos disfrutar de esta joya historiográfica.
El autor Juan Manuel Menéndez, conocido como Chema Menéndez A. Febus, ya publicó en 2009 otro trabajo también sobre su abuelo: La epopeya de "el Chato", una biografía ficción donde en primera persona, respetando la retranca asturiana de su abuelo, reflejó la vida de este ilustre intelectual. 
Aquel libro tuvo varias presentaciones, una de ellas, tuvo lugar en la Asociación de la Prensa de Madrid y contó con la participación del escritor Jorge Martínez Reverte que recalcó que le resultó totalmente revelador, especialmente el exilio de Tánger por el gran trabajo de documentación. 
También en ese acto participó Fernando González Urbaneja, escritor, periodista y entonces presidente de la mencionada asociación que comentó que el libro le pareció muy interesante pero lanzó el guante para que alguien escribiese un trabajo sobre "El Chato" desde una perspectiva más periodística y, por ende, más preciso y riguroso.

Chema Menéndez, González Urbaneja y Martínez Reverte, presentación de La epopeya de "El Chato", en la APM, en 2009.
Bien, aquel día, el nieto de "El Chato" pensó: "tomo nota señor Presidente".
Y como resultado de dicho pensamiento hoy, tenemos en nuestras manos El "Chato", miradas de una época, un trabajo que es una precisa, minuciosa y periodística semblanza del salense Jaime Menéndez, "El Chato" (1901-1969) que fue entre otras muchas cosas, en los años 20, en su periplo neoyorquino, el primer asturiano en comandar el diario La Prensa, primer rotativo escrito en castellano en los EE.UU., el primer español en formar parte de la prestigiosa redacción de The New York Times, uno de los socios fundadores de la Alianza Republicana Española de Nueva York y de su revista España Republicana, donde colaboró, y luego, en los años 30, en la España republicana, corresponsal de la North American Newspaper Alliance (organización a la cual pertenecía The New York Times), redactor o colaborador de las más ilustres publicaciones, entre ellas Leviatán, Cruz y Raya, El Sol, Mundo Gráfico, Ciudad, Política, La Voz, Mundo Obrero, Estampa o Spanih Revue y de las agencias ALPES o Febus y autor de los libros: Vísperas de catástrofe y Alemania en pie.
"El Chato" como redactor de deportes de The New York Times.  Foto de "El Chato", miradas de una época.
Durante la guerra civil española ocupó los cargos de Presidente de la Agrupación Profesional de Periodistas, de redactor jefe de propaganda del gobierno republicano, de director del diario El Sol y el de comisario de brigada para seguir de cerca los pasos que iban dando algunos altos cargos militares de los que se sospechaba que iban a traicionar al gobierno republicano como es el caso del Coronel Casado.
Al finalizar la mencionada contienda fue hecho prisionero en el puerto de Alicante. Pasó por varios campos de concentración, entre ellos el de Los Almendros, el ubicado en la plaza de toros de Alicante o el ubicado en el Castillo de Santa Bárbara y por otros presidios como la prisión central de Aranjuez, Porlier o Yeserías. 
Estando en cautiverio "El Chato" escribió el libro The Jail, escrito en un inglés antiguo para evitar problemas, cuyas hojas las sacaban a escondidas su hijo Jimmy y su mujer Avelina Ranz. Un trabajo encomiable que rescata las duras y crueles vivencias de aquel periplo y que su nieto recupera en pequeños pincelazos en este trabajo lo que le da un gran valor historiográfico.
En las diferentes cárceles donde anduvo dio auténticas clases magistrales de diferentes materias a otros reclusos, siendo, además, uno de los puntales en la organización clandestina de la resistencia antifranquista, trabajando con tesón para la unión de todas las izquierdas.
Artículo de "El Chato" de la revista republicana Ciudad. Foto de "El Chato", miradas de una época.
En 1944 "El Chato", gracias a la mediación de sus amigos americanos, entre ellos Mr. Bonsal o Sidney Wise y el historiador Pedro Laín Entralgo salió en libertad y le contrataron como agregado de prensa de la embajada de EE.UU. en Madrid. Desde allí, fue el pilar fundamental de una de las más increíbles células clandestinas de resistencia contra la dictadura, llegando incluso a usar las imprentas de la mencionada embajada para imprimir periódicos como El Mundo Obrero.
En 1946 bajo la connivencia de la emabajada de EE.UU. en Madrid, Gregorio Corrochano, director entonces del diario España de Tánger y el entramado clandestino antifranquista partió con su familia a dicha ciudad africana que entonces era internacional. Allí, siguió su lucha contra la dictadura desde el el mencionado rotativo, sus correnponsalías de prensa y, como, no desde otra célula clandestina del PCE.
En Tánger anduvo hasta que en 1957 consiguió los avales pertinentes para regresar a Madrid donde continuó su labor de zapa contra Franco, desde revistas como Mundo, desde sus tertulias de Casa Labra, desde el Instituto de Estudios Políticos o desde otra célula clandestina.
Falleció de cáncer en 1969 y, sin duda, fue uno de los principales valedores del aperturismo político en España y de la democracia que hoy disfrutamos.
Cubierta Política de 1936, en la foto vemos a André Malraux y a "El Chato". Foto de El Chato Miradas de una época.
Este libro además de la mencionada semblanza de Jaime Menéndez contiene más un centenar de fotografías, muchas de ellas inéditas, de documentos históricos, artículos, periódicos y de sus amigos, entre ellos Luisa Carnés, Maria Teresa León, Dolores Ibárruri, Gerda Taro, Ernest Hemingway,  John Dos Passos, Rafael Alberti, Miguel de Unamuno, Federico García Lorca, Valle-Inclán, Eduardo de Guzmán, etc.
Por todo esto recomendamos la lectura y el estudio de "El Chato", miradas de una época, sin duda, un libro imprescindible.
El nieto de "El Chato" en el homenaje a las víctimas del Franquismo 2018. Foto Emma Nogueiro.

Para terminar me gustaría hablar del nieto de "El Chato". Nació, en Madrid, en 1968, estudió, gracias a la mediación del escritor francés André Malraux, en Liceo Francés de Madrid, y es escritor, fotoperiodista, investigador, documentalista, entrenador personal y culturista natural. Tiene un podio en el mundial de 2017. Sus trabajos memorialistas han formado parte de los cursos de verano de la Universidad de Alcalá de Henares, de los de la Universidad de Oviedo, del Festival de Cine Español de Tánger, del Festival Internacional DocumentaMadrid, del Festival de Cine Internacional El Ojo Cojo o de la muestra Internacional de cine de Palencia 
En 2008 fundó la Asociación Agencia Febus, sin ánimo de lucro, para rescatar a intelectuales de la segunda república y franquismo.
Rosario Hurtado de Mendoza